lunes, 13 de diciembre de 2010

Que de pavadas

Es la historia, lo que a uno le marca el camino. Cada paso por dar, cada decisión que tomar. Incluso, cuando se habla de amor.
Ese tema universal y arcaico, idealista, que ni Marx, ni Hitler, ni el Che, sumando todas sus pasiones doctrinales, y hasta enfermizas, pueden generar más imaginaciones que el amor.
A tal punto llega esto, que podemos tener una relación de las mil maravillas, de 200 historias apasionadas que recordar a cada momento, infinitudes de planes románticos para decorar una vida que a veces parece, redundantemente, el decorado de algo que tenemos esperando morir.
Resulta que en un abrir y cerrar de ojos, UN MINUTO siquiera, creo que fue menos, todo ese mundo de romanticismo se termina. De golpe y porrazo dirían las frases hechas.
Comienzan días tenebrosos para el alma, en que la tristeza, los recuerdos, la congoja, ataca constantemente, y el cerebro se amilana, nos atamos un yunque en la espalda y cada acción cuesta un pedazo de nosotros grande, como si de dejar un brazo se tratase. Estoy hablando del desamor. De cuando ya no está. De los momentos que nos agarrotan la garganta y en el pecho parece que los pulmones se nos achican y nos comprimen por dentro. Parece que nos quedamos sin saliva, que tragamos como si en eso se nos fuera el malestar, como si lo tragasemos como comida y desapareciese. Pero no es así.
El dolor sigue y, a sabiendas, en las miserias es cuando nos inspiramos. Las musas llegan y las invitamos a pasar. Más aún, pasan sin golpear. Se sientan, se paran, corren, gritan frases celebres. Y para uno, escritor novato que encuentra manera de descargar tensiones, eso es el maná.
Resulta que se combina la inspiración mencionada con el desamor, y se nos ablanda el corazón y creemos que de amor vivimos y no hay que enredar los brazos delante del pecho, que hay que salir a la calle, hay que subirse al ring. Y estamos en el 2010, y no nos olvidemos que hasta el amor se ha modernizado...
Como conclusión uno culmina las vivencias echando mano al telefono móvil, al celular, para escribir apasionadamente un mensaje de texto esperanzador, enamorador, encantador, dejando el alma en esas palabras, tratando de tocar fibras nerviosas, de acelerarle el corazón a la otra persona, de llenarle el pecho de amor correspondido, tratando de volver a conquistarla..
Pero he aquí la falla de la trama. El protagonista de la historia, el inspirado y enamorado actor, se olvida de algo. Ningún objeto en la casa de nadie, ninguna tarea sin realizar el día anterior. Se olvida que la otra persona no se encuentra amilanada, sensible ni congojada. Es más, seguramente se encontrará durmiendo y puede que ocurra que o no se perciba de la llegada de un mensaje de texto por el sueño profundo, o bien despierte, y con las neuronas estirandose y con fiaca, no muy conectadas, no se pasen las palabras ni las emociones que estas llevan.
Como conclusión, uno termina dandose cuenta que tan poco útil fue realizar ese acto. Que para pavadas estan otras cosas y con el amor no se jode. Se disfruta. O lo hacemos en serio, o no lo hacemos. Eso de andar mandando mensajes sensibles para recomponer una relación es mucho menos que un acto de cobardía.

The Fin of catarsis.

CARPE DIEM

2 comentarios:

Logan y Lory dijo...

El amor es una naranja, dulce o ácida a la vez, jugosa o extremadamente seca cuando se la estruja, pero es eso, una naranja con gajos agridulces, con tramos de pasión descontrolada y de relativa calma o desidia. No hay desamor si antes no hubo amor y la reconquista puede estar en uno o mil mensajes,en el recuerdo de un momento dado o simplemente, en volver a buscar lo que no deseamos perder.

No, con el amor no se juega, solo se disfruta.

Un abrazo.

SAUVIGNONA dijo...

ummm creo que soy la menos indicada pàra hablarte de amor...
yo solo tuve desepciones y que ni mil mensajes pudieron recomponerlo(bueno ...los mejes los mandaba yo ) quizas la otra persona los tendria que haber mandado ....pero bueno...
lo que te queria decir es que no te sumerjas en los que no es hombre... vamos...aparte de disfrutar el amor..que bueno obvio que hay que dsifrutarlo, tb hay que disfrutar la vida..buscar otros caminos....el mundo esta lleno de gente que quiere ser amada de verdad ,el mundo esta lleno de gente que merece amor del bueno ...que seguro tu tienes de ese amor.....ojo que tb hay gente que no vale ni una patada en el traste....pero bueno bueno animos amigo mio !!!!


shalom!!!!
shalom!!!!!!!!!!!!!


:)SAUVIGNONA