miércoles, 23 de julio de 2008

De la yerba de hoy y demáses

Hace días que no actualizo che. A veces pregunto al Nico que conque fin o sentido hago el blog. Porque lo que quería es escribir y escribir para que se vea, para expresar cosas, miles de cosas. Pero no que sea un diario íntimo. Indudablemente fue así. Un tiempo. Me gusta. Me ayudó a explicarme cosas claramente. A desahogarme.

Estoy en una época rara en la que nunca me imaginé viviendo. Pero acá estoy, creo que no queda otra, no hay otro camino; y con el corazón sumiso y la cabeza levantada a duras penas, pero levantada, todavía ando. De a ratos quiero volver para atrás el tiempo y vivir de nuevo, otras veces quisiera otra oportunidad de vivir; siempre con el sentimiento de que si pudiese compartir el amor, no dudaría un segundo, NI UN SEGUNDO, daría un paso al costado a mi actualidad; otras tantas veces he sentido bronca y odio con todos, y agradezco muy seguido a un par (2) de personas que me bancaron y me siguen bancando por los momentos pasados, el apoyo y muchas de sus actitudes conmigo, y aproveché el 20 de julio para agradecerselos de una manera más; lo interesante de todo esto, son las enseñanzas, y de dos cosas importantísimas: una, que así como nada es absoluto ni perfecto, no hay fidelidad tan completa como se quisiese creer (supongo que todos apuntan a lo mismo cuando lean la palabra fidelidad, y NO, hablo de la de creer en las cosas, de confiar en las cosas y de la gente, de TODO, en algún momento trastabilla nuestras creencias, y en la historia se comprueba que el que cree fielmente en lo que siente, no termina de la mejor manera, preguntenle al Che) y la otra, es que existe el amor, claramente como lo digo, ahora lo sé, y lo supe gracias a todo esto, aunque bien podría haberlo sabido antes, solo que ahora me termino de convencer, como si hiciese falta, Ja.

Cambiando de tema, habiendome liberado un poco de todo esto, pregunto nuevamente, esta vez para todos: ¿Existe tal convicción en una creencia hasta el punto en el que se sea capaz de llegar a la soberbia concreta? Una cosa es saberse algo de memoria, entender algo por demás, y al explicar suene superado, también es que quieras convencer a alguien de que lo que digo es así, mintiendo, o prometiendo sin bases; y otra es demostrar, explicar, autoconvencerse y peor de todo, querer convencer a los demás, pasando por encima de todo sentimiento y muestra, de que el otro esta equivocado. ¿No? Así lo veo yo, que quieren que les diga, a estas actitudes presidenciales.

Ojalá, y que pidan el perdon que muchos sentimientos no se lo darán, vean si se equivocan y la historia los juzgue como se debe. Sin dar por escrito completamente mis declinaciones, habiendo explicado bastante mis pensamientos de esta historia en cautiverio, que se sienten juntos, por un lado, las matas y alambrados, y las corbatas y trajecitos oficinistas por el otro, y jueguen al poquer un rato largo, por el bien del público que los mira y los siguen por tevé (porque el pueblo te vé, Señora, ¿Señor?)

Hasta el siguiente cuento de vida,

Shalom!!!

3 comentarios:

mi otro yo dijo...

hola
Sabes que esta mezcla pasearte entre lo intimo y lo público me gusto. Es decir dijiste de vos y hablas de otra cosa pero desde vos sin llegar a que se confundan las cosas.

No sé espero que puedas disfrutar de la vida con todo lo que ella ofrece.

Beso

jesse dijo...

JÁ!....siento un gran toque de resignacion...y cierta tranquilidad en lo que escribiste.... me asombra ver como hay similitud entre nuestras historias..en su esencia..tal vez no en su estructura..cuando hablas de la conviccion.. me recuerdas una escena que paso el domingo esa conviccion era tanta soverbia en él ..tan lleno de razón convencido de que su incoerencia era verdad..y..todavia se atrevio a mas...pero bueno..

seguimos en contacto..pasa por mi blogg si?

un beso

Nickosss dijo...

Gracias por firmar. Sol, tenía ganas de cambiar un poco y hablar de lo que ocurre en general, sin dejar de lado mis sensaciones. A mi también me termino gustando.
Y si, Jesse, estoy resignado, y al mismo tiempo pagando por mis errores.

Pase! saludos!